Traducción turística: clave para la internacionalización de tu negocio

El turismo es un sector que mueve millones cada año en todo el mundo. Como ya sabes, un valor añadido de importancia vital para tus clientes es recibir productos y servicios en su propio idioma. Es por esta razón que la traducción turística y otros servicios lingüísticos constituyen una de las claves para la internacionalización de tu negocio. ¿Quieres saber cómo pueden ayudarte? Lee estos tres sencillos pasos.

Identifica a tu público objetivo

¿Tu negocio es un restaurante de lujo? ¿Un albergue juvenil, tal vez? ¿O puede que se trate de una atracción para toda la familia? Factores como la voz y el tono de tus textos, los idiomas de tu material publicitario, su gama de colores, los medios en los que te anuncies, etc., dependen en gran medida de tu público objetivo. Invierte tiempo en reflexionar sobre este tema; por supuesto, un experto en marketing siempre te resultará útil.

Crea contenido de calidad

Tu material publicitario (sitio web, vídeos, carteles…) no solo debe ser de calidad, sino mantener la coherencia con el punto anterior. En cuanto a los textos, y muy en particular los que vayas a publicar en internet, piensa en todo lo que pueda interesar a tus clientes (los servicios de tu hotel, las especialidades de tu restaurante, las atracciones turísticas de la localidad, etc.) y pon esa información a su disposición. Si no sabes cómo o no tienes tiempo para ello, ponte en contacto con un buen copywriter. No solo te solucionará este problema, sino que podrá asesorarte con temas relacionados, como las imágenes con las que ilustrar los textos.

Traduce tu contenido

Una de las preguntas que deberías haberte hecho en el primer paso es a qué zonas geográficas quieres dirigir tus esfuerzos publicitarios. Por ejemplo, si deseas atraer a turistas franceses, tu contenido debe estar expresado en francés. Parece una obviedad, pero es una regla que no siempre se cumple. La mejor opción a tu disposición es contar con los servicios de un traductor de marketing con experiencia en traducción turística, o incluso con los de un transcreador.

Por supuesto, estos tres pasos no son lo único que debes tener en cuenta, pero estos servicios lingüísticos te allanarán parte del camino.